Al presidente Andrés Manuel López Obrador le amaneció muy temprano el lunes en que se conmemora el Natalicio de Benito Juárez, para demostrar por sí mismo que el nuevo aeropuerto no está tan retirado de la Ciudad de México, como lo aseguran sus opositores.

A las 5 de la mañana, sorteando el tráfico de la capital, el Mandatario recorrió en poco más de 30 minutos, en auto, los 45 kilómetros que separan el Palacio Nacional de los terrenos del Estado de México donde se levanta la nueva terminal aérea.

Desde el Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles (AIFA) dio su conferencia matutina diaria y advirtió: “misión cumplida”. En menos de tres años desde que arrancaron las obras, el presidente inauguró este lunes uno de sus proyectos medulares.

Al terminar la mañanera subió a la torre de control desde donde presenció el aterrizaje del primer vuelo, proveniente de Guadalajara, que inauguraba las dos pistas comerciales, a las que hay que añadir otra más para operaciones militares.

Tres aerlíneas están operando en el nuevo aeropuerto, porque tras varios desencuentros, Aeroméxico fue la primera en despegar.

El AIFA no es solo la remodelación de una base militar, de hecho el Ejército construyó y va a administrar las operaciones civiles y comerciales mediante una empresa cuya dirección estará ocupada por altos mandos militares.

Acompañado de la plana mayor del Ejército, y entre vítores del público que se agolpó en el exterior del hangar, el presidente asistió a los discursos de inauguración.

López Obrador no participó en el acto principal debido a las limitaciones por la veda electoral impuesta a menos de tres semanas de que se celebre la consulta para la Revocación de Mandato.

La inauguración de este lunes ha servido también como un disparo de salida para un nuevo ciclo electoral en México.

Tras la consulta para la revocación, prevista para el10 de abril, llegan también las elecciones estatales el 15 de junio en seis entidades del país.

Tras el himno nacional y ante más de mil invitados, entre otros, un puñado de secretarios de su Gobierno y gobernadores desde Yucatán a Jalisco, el general Gustavo Vallejo, uno de los ingenieros militares a cargo del proyecto, volvió a recordar la celeridad del trabajo.

“Fueron 863 días y noches pese a la pandemia”, además de subrayar que no se excedió del monto presupuestado.

El costo de la obra fue de 2 mil 600 millones de dólares del presupuesto público sin cargo a la deuda, lo cual es una de las virtudes más resaltadas del proyecto.

El monto es menos de un cuarto de los 13 mil millones que suponía el primer proyecto frustrado, el aeropuerto de Texcoco proyectado por el Gobierno de Enrique Peña Nieto y cancelado por López Obrador.

Durante los discursos de inauguración, se repitieron las porras a Benito Juárez, el primer presidente liberal de México y uno de los fetiches históricos de López Obrador.

Por indicación expresa del presidente, las obras apretaron el paso para poder inaugurar este lunes que se recuerda el natalicio de Benito Juárez, de tal forma que el acto inaugural ocurrió en un día simbólico para el presidente.

La jefa del gobierno capitalino, Claudia Sheinbaum, subrayó los contrastes entre la obra cancelada y la nueva infraestructura, de la que dijo que “representa el espíritu de la Cuarta Transformación”, el polémico lema del morenismo.

Sheinbaum también habló de “tenacidad, rectitud y perseverancia” para describir la construcción del nuevo aeropuerto, que significa una demanda histórica en la Ciudad de México.

El Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM) acumula una saturación insostenible desde hace casi dos décadas.

En el 2019, las autoridades aeroportuarias alertaron que la situación rebasaba los mínimos de seguridad aérea.

El nuevo plan es integrar el AIFA, situado a unos 45 kilómetros de Ciudad de México, dentro una red aeroportuaria metropolitana que sume al AICM y una tercera base ya existente en Toluca, Estado de México.

Las principales incógnitas del proyecto se han concentrado en la conectividad y el espacio aéreo compartido. Las proyecciones del Gobierno son que cuando el conglomerado esté a pleno rendimiento alcancé los 159 millones de pasajeros al año, más que la previsión hecha para el aeropuerto cancelado.

 

 

 

Anterior

Cae en picada avión de pasajeros en China

Siguiente

Inician recortes en Guadalupe y San Nicolás

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar

No te pierdas

Aprovechan fuga para bañarse en la calle

Redacción

Una fuga de agua potable en Guadalupe fue aprovechada por decenas de personas, quienes no solo acudieron a ella para llenar sus garrafones y cubetas, sino también para bañarse en plena vía pública. Las imágenes fueron capturadas por las mismas personas que se encontraban en este punto ubicado en la Avenida Eloy Cavazos y la […]