Las ejecuciones en plena calle y el hallazgo de cuerpos incinerados que volvemos a ver en el transcurso de los dos últimos años en esta ciudad fue una batalla que, como muchas, comenzó en Tamaulipas, se trasladó a tierras regias y llegó junto con el apellido Treviño.

Para la capital regia, la herencia de Los Zetas y de la familia Treviño, en últimos años encarnada en el Cártel del Noreste, podría haber terminado este mes con la captura de Juan Gerardo Treviño Chávez alias “El Huevo”.

Aunque las ejecuciones por la pelea de “la plaza” seguramente continuarán en Monterrey, la captura de “El Huevo” el 14 de marzo pasado en Nuevo Laredo, Tamaulipas, es una gran noticia para los regios, porque hay un sanguinario actor menos en la trama de violencia. Y fue extraditado a Estados Unidos, de donde no saldrá libre.

En 2010 la guerra que vivió la capital regia en sus calles fue en gran parte por Los Zetas, aquellos de Heriberto Lazcano “El Lazca”, Miguel Ángel Treviño Morales “Z-40”, Óscar Omar Treviño Morales “Z-42” y Juan Francisco Treviño Chávez, los tres Treviño detenidos.

Recientemente el horror llegó a Monterrey, pero ahora con la violenta amenaza del Cártel del Noreste comandado por un sobrino de éstos y hermano de Juan Francisco, se trató de “El Huevo”.

Otro Treviño de la misma familia que constantemente ascedia a Monterrey y su área metropolitana desde principios de 2010.

Documentos confidenciales de la Coordinación Interestatal para la Seguridad del Noreste del País, en poder de Clave 20, indican que las características de “El Huevo” y su organización, fueron las mismas que Los Zetas de hace cerca de 12 años, cuando se separaron del Cártel del Golfo a principios de 2010.

Ahora en 2017, y desde Nuevo Laredo, el CDN inició la guerra contra el CDG en la frontera chica de esa entidad, conflicto que también llevaron a Monterrey y su área metropolitana.

Y con una grave atenuante, que también desde Tamaulipas hay células del Cártel de Jalisco Nueva Generación apoyando a la facción “Los Metros” de Reynosa, del Cártel del Golfo, en su lucha contra el Cártel del Noreste, de Treviño Chávez “El Huevo”.

Esta guerra entre el CDG -con ayuda del CJNG- en contra del CDN, trajo a la ciudad eventos en los que los delincuentes ostentaron la violencia para provocar pánico entre la población y amenazar a las autoridades, como muchas ocasiones lo hicieron Los Zetas en la capital de Nuevo León.

Según los documentos de trabajo de Coordinación en materia de seguridad entre los estados de Coahuila, Nuevo León y Tamaulipas, las carreteras y brechas donde pelean Los Metros del CDG y el CDN de Los Treviño, son las mismas vías del norte de las tres entidades donde se movían frecuentemente Los Zetas hace años.

De hecho, la desaparición de gente en la carretera libre y en la autopista de Monterrey a Nuevo Laredo, fue provocada por esta guerra reciente.

Por ello los criminales ostentan la violencia y buscan llamar la atención con sus métodos, como la decapitación y el prender fuego a los automóviles y cuerpos de las víctimas en vías transitadas.

Instrucciones desde prisión

Según información de fuentes consultadas por Clave 20, actualmente tanto Miguel Ángel Treviño Morales “Z-40”, como su hermano Óscar Omar, continuaron enviando instrucciones al Cártel del Noreste desde prisión.

Los ex mandos de Los Zetas tenían comunicación con el exterior y dirigían las acciones de su sobrino Treviño Chávez “El Huevo”, asentado en Nuevo Laredo.

Pero eso no es todo, el “encargado de la plaza” de Monterrey es un capo de Los Zetas que trabajó directamente para Los Treviño en esta misma ciudad, que incluso ordenó tirar granadas al Consulado de Estados Unidos en 2008 y que fue aprehendido, pero gracias al deficiente sistema de justicia mexicano fue liberado.

Se trata de Héctor Raúl Luna Luna “El Tory”, liberado en 2018, que incluso amenazó con mantas que va a “volar” el edificio de la Policía Ministerial del Estado y es a quien se le atribuye el homicidio de un elemento de esa corporación en una de las principales avenidas de esta ciudad.

Es decir, por falta de medidas en prisiones federales, Los Zetas y Los Treviño continuaron dando instrucciones a su sobrino Treviño Chávez “El Huevo”, para retomar la criminalidad a través del Cártel del Noreste.

Monterrey fue su ‘lavandería’

Históricamente Los Zetas y Los Treviño utilizaron a esta ciudad para “lavar” dinero y hacer transferencias de recursos.

El 11 de junio de 2012, autoridades de Estados Unidos detuvieron a otro de Los Treviño.

Se trató de José Treviño Morales, hermano de “Z-40” y “Z-42”, que lavaba dinero a través de la compra de caballos pura sangre en ese país.

En la declaración en una Corte estadounidense, el agente especial investigador del FBI Jason R. Preece, indica que varias casas de cambio en Monterrey fueron utilizadas para el lavado de dinero.

Según la declaración sobre la investigación que llevó a la detención de José Treviño Morales, Los Zetas enviaban dinero en efectivo a Monterrey en el compartimiento secreto de una camioneta.

En varias ocasiones lo hicieron desde Nuevo Laredo, Tamaulipas, que es el bastión de Los Zetas y ahora del Cártel del Noreste.

El documento indica que el mismo Miguel Ángel Treviño Morales “Z-40” y su hermano Óscar Omar Treviño Morales “Z-42”, enviaban el dinero a esta ciudad y posteriormente lo transferían a al suroeste de Estados Unidos para la compra de caballos pura sangre, cuarto de milla, para competir en el futurity.

Dice el documento: “En 2008 o 2009, Guajardo Villarreal, de Monterrey, pudo comprar caballos en el Heritage Place de la ciudad de Oklahoma, junto con otras personas de México”.

Lo transfería a cuentas de otros hombres en lo individual o de una empresa llamada Tremor Enterprises LLC, compañía de José Treviño Morales en Estados Unidos. El nombre de esa empresa está compuesto por las primeras letras de los apellidos Treviño Morales.

Ya con el dinero en Estados Unidos, José Treviño Morales se dedicaba a la compra de los caballos pura sangre, que eran llevados a un rancho en los alrededores de Lexington, Oklahoma, llamado “Zule Farms”, en honor a Zulema, la esposa de José Treviño Morales.

La familia de Los Treviño, de Nuevo Laredo, cumplió este mes 12 años llevando guerra contra otros cárteles, violencia e inseguridad al área metropolitana de Monterrey. Esperemos sea el fin de la maldición de Los Treviño en tierras regias.

Anterior

Muere Madeleine Albright

Siguiente

Amenaza en sierra nuevo incendio

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar

No te pierdas

Aprovechan fuga para bañarse en la calle

Redacción

Una fuga de agua potable en Guadalupe fue aprovechada por decenas de personas, quienes no solo acudieron a ella para llenar sus garrafones y cubetas, sino también para bañarse en plena vía pública. Las imágenes fueron capturadas por las mismas personas que se encontraban en este punto ubicado en la Avenida Eloy Cavazos y la […]