ALGO PARA RECORDAR - (2)

Por: Ing. Manuel Humberto González Ramos

Cronista y Cartógrafo de Matamoros

Hoy a las 19 horas, se llevará a cabo la inauguración de la moderna sala de espectáculos Cinema Encanto. Este acto estará a cargo del Presidente Municipal, Sr. Ernesto L. Elizondo.

Esta nueva sala de espectáculos representa una inversión de mas de medio millón de pesos; cuenta con 800 butacas acojinadas colocadas debidamente en dos lunetas, una baja y otra alta; su iluminación es magnifica, asi como el decorado interior y exterior.

ALGO PARA RECORDAR -El Sr. Gonzalo Treviño G. Propietario de la sala que hoy se inaugura, nos informa que en su deseo de servir debidamente ha contratado con el STIC seis de sus elementos mejor preparados, quienes se encargaran de atender al público desde el expendio de boletos hasta su colocación en el lunetario.

PROGRAMA
El programa preparado por la nueva empresa para la inauguración del Cinema mencionado es el siguiente:

1. o Inauguración del Cinema, por el señor Ernesto L. Elizondo.
2. o Palabras del ilustre matamorense, señor Dr. Manuel F. Rodríguez Brayda.
3.o Palabras del Sr. Lic. Ernesto Urtusástegui.
4.o Hablará a nombre de la Empresa el Sr. Gustavo G. Cerrillo.
5.o Programa inaugural, Columbia Pictures, pasando por la pantalla las cintas en
technicolor “ Los amantes de Carmen” y “Los Amotinados”.

Este es un artículo del periódico La Voz de La Frontera del viernes 10 de marzo de 1950, en el cual se anunció a todo “bombo y platillo” el estreno de una pequeña sala cinematográfica que proporcionó sana y a veces procaz diversión por 52 años (marzo de 1950 a agosto del 2002) a varias generaciones de Matamorenses.

En las décadas de los 50’s, 60’s y principio de los 70’s del siglo XX, era costumbre que los niños en nuestras mejores ropas asistiéramos a misa de 8.00 en Catedral y despues a la función de matinée en algún cine. Había de donde escoger: la sala del Teatro de la Reforma, el Cinema Encanto, el Alameda y el Ocampo (o Rex), entre otros. Era obvio que con los cinco pesos del “domingo” que recibía me alcanzaba y sobraba para pagar la entrada al “Encanto” que era el mejor, y en donde aprendí las indispensables palabras “pacón”, “soda” y “milquigüey”.

Es verdaderamente notable que cuando recientemente se desplomó el techo del Encanto sobre los calenturientos asistentes a la exhibición de las pornográficas películas, no hubiera habido heridos de gravedad entre ellos. Que lástima que Matamoros se haya quedado sin el Cinema Encanto que fue un Encanto de Cinema.

ALGO PARA RECORDAR - HOY