EXTIOS

Éxito es una de las  pocas disciplinas practicadas cada día; mientras que el fracaso es simplemente unos pocos errores de juicio, repetidos cada día.  Es el peso acumulado de nuestra disciplina y de nuestros juicios lo que nos lleva a la fortuna o al fracaso.

Todo lo que necesitas para tener éxito y un futuro mejor ya está escrito.  Toda la información está tu alcance.  Todo lo que tienes que hacer es ir a la Biblioteca o navegar en el Internet.

¿Cómo lograr el éxito en pocos años? Las cosas que encontré fáciles de hacer, otros  encontraron fácil no hacerlas.  Yo encontré fácil fijar metas que podían cambiar mi vida.  Para ellos fue fácil no hacerlo.  Para mí fue fácil leer libros que podían cambiar mis pensamientos y mis ideas.  Para ellos fue fácil no hacerlo.

Para mí fue fácil ir a clases, seminarios, y rodearme de personas exitosas.  Ellos dijeron que probablemente eso no era importante.  Si hago un resumen, diría que lo que encontré fácil de hacer, ellos encontró  fácil no hacerlo.

Pocos años después  se puede ser  millonario en conocimientos,  y ellos todavía están culpando a la economía, el gobierno y las reglas de la compañía, cuando lo que pasó fue que olvidaron hacer lo básico, las cosas fáciles.

La motivación

La motivación es un impulso mental que nos da la fuerza necesaria para iniciar la ejecución de una acción y para hacer un esfuerzo con el propósito de alcanzar ciertas metas.

El desarrollo motivacional es una combinación de procesos, intuitivos y cognoscitivos. Estos son usados en el transcurso que tiene el individuo o grupo para alcanzar una meta, ya que en este proceso los obstáculos se presentaran.

En pocas palabras el desarrollo motivacional se emplea en la vida diaria para todas las personas que quieren alcanzar una meta. En el desarrollo motivacional se deben de explorar diversos conceptos y desarrollarse conforme se manifiesten las ideas.

El desarrollo motivacional necesita de estos conceptos totalmente, son su base, su herramienta su todo. En su conjunto se construye todo nuestro ser creador.

Aplicarlos implica desarrollo de conciencia y deseo de proyección, toda labor humana lleva consigo parte o todos los conceptos que aquí trataremos, ya que la vida misma es un proyecto, un desarrollo en el cual existen multitud de inicios y finales.

El primer elemento del desarrollo motivacional es el “querer”, es decir se necesita una persona que quiera llevar acabo un esfuerzo por aprender, por crear, por trabajar etc. Para que el desarrollo se lleve a cabo.

Es decir que actué y se comporte en una determinada dirección, canalizando su mente y sus conocimientos a determinada causa. Tener un motivo propio o provocado logrando un impulso y un deseo de satisfacer a los mismos.

Enamórate de ti, el valor imprescindible de la autoestima

Desde pequeños nos enseñan conductas de cuidado personal respecto al físico: lavarnos los dientes, bañarnos, arreglarnos las uñas, comer, aprender a vestirnos… Pero ¿qué hay del cuidado psicológico y la higiene mental? ¿Le prestamos suficiente atención? ¿Lo ponemos en práctica? ¿Resaltamos la importancia del auto -amor? Una buena autoestima, quererse profundamente, incrementa las emociones positivas.

Además, entre otras cosas, permite alcanzar mayor eficacia en las tareas, mejorar las relaciones con las personas, establecer un vínculo más equilibrado con los demás y ganar en independencia y autonomía.

Que el amor a veces necesita límites es obvio para la mayoría de los profesionales de la salud mental. Los terapeutas sabemos que el afecto interpersonal de pareja puede resultar altamente nocivo si la entrega es incondicional y el “ser para uno” se convierte de manera excluyente en un “ser para el otro” No importa la explicación subyacente: la autodestrucción del yo, es patología. Porque es claro que cualquier tipo de altruismo puede llevarse a cabo sin negar el self, sin ser indigno y sin negociar con los principios.

No importa qué digan los adictos al romanticismo, el amor no lo justifica todo y tampoco es necesariamente un motivo obligado de realización personal. Por ejemplo, la soltería o la soledad afectiva son una elección tan válida como cualquier otra.