IMG_4412-300x225

“En frente de mi familia les digo, ni me doblo ni me vendo.

Por: Rogelio Rodríguez Mendoza.

No me doblo ante las adversidades, ante los ataques infundados, ante las amenazas veladas y las mentiras del sistema político, pero tampoco me vendo porque la libertad de los tamaulipecos es sagrada y con ella no se negocia ni por nada ni con nadie” advirtió Francisco Javier García Cabeza de Vaca, luego de registrarse ante el Instituto Electoral de Tamaulipas (IETAM), como candidato del PAN a la gubernatura del estado.

Ante cientos de simpatizantes que lo acompañaron a su registro en la sede del órgano electoral en el 13 Morelos, a las 13 horas de éste miércoles, el Senador con licencia dijo que: “soplan vientos de cambio para Tamaulipas”.

Acompañado por su esposa Mariana Gómez, y sus tres hijas Mariana, Sofía y Lourdes, además de los dirigentes partidistas y los candidatos a las alcaldías y diputaciones, Cabeza de Vaca señaló que el cinco de junio estará en juego no solamente la gubernatura del estado sino el futuro de las nuevas generaciones de tamaulipecos.

Esta lucha, refirió, va más allá de partidos políticos porque no es una lucha ideológica sino una lucha entre dictadura y democracia, entre un sistema que no tiene nada que ofrecer a los tamaulipecos y una sociedad cansada que exige un cambio.
“Esa es la verdadera lucha que veremos en los próximos meses.

Por eso les pido a los tamaulipecos que por nada del mundo se vayan a rendir. Pueden enojarse, cansarse, pero lo que está prohibido es rendirnos.
Aquí nadie se rinde porque somos muchos más la gente buena y bien nacida que aquellos cuantos que quieren tener sometido al Estado” señaló.

Dijo que el solo hecho de haberse registrado como candidato a la gubernatura es un triunfo porque hubo quienes trataron de impedirlo.
“A aquellos enemigos del cambio y la alternancia les tengo una mala noticia: ya estoy aquí y llegue para quedarme” mencionó.

A los jóvenes y mujeres les prometió sumarlos a su proyecto de gobierno.
El también ex alcalde de Reynosa insistió en que los tamaulipecos reclaman un cambio de Gobierno.

“Esta tierra ha sufrido mucho. Tamaulipas atraviesa un río de adversidades porque ha sido sujeto de mucha violencia, de falta de oportunidades , de falta de empleo, de falta de paz para nuestras familias, pero no podemos permitirnos dejarnos llevar por ese caudal de desánimo” indicó.

Y añadió: “ yo lo que aspiro es que lo que una al Estado no sea el odio ni el rencor, pero si la esperanza de poder restablecer el orden y el derecho, de tener un estado en paz y seguro”.

Dijo que la inseguridad pública que agobia al estado no es casual porque en realidad es producto de complicidades.